Buscar

Es momento de estar para ti

En el día a día, se nos va el tiempo en hacer y hacer, resolver, preocuparnos, ocuparnos, estar para los demás... ¿Y NOSOTROS cuándo?


En momentos como el que estamos viviendo, en dónde llevamos más de un año de incertidumbres, decisiones complejas, cambios y más cambios...es muy fácil sentirnos sobrepasados, agotados, dispersos y sin ganas de mucho... JUSTO en este momento es indispensable darnos un espacio para nosotros. Estar muy conscientes de lo que necesitamos y de nuestra energía; lo que siente nuestro cuerpo y lo que piensa nuestra mente.


De verdad no encuentro palabras que puedan expresar la URGENCIA de cuidarnos en este momento. No es un tema de vanidad, ni de egoísmo, no es un tema de cuando tenga tiempo. Es un tema de necesidad básica. Y no tienes que dedicar horas a esto, pero si necesitas hacer diario una revisión de en dónde estás y qué podrías hacer. para estar y sentirte mejor. Si tú no estas bien, es imposible que estes bien para los demás. Así que cuidarse es lo mejor que puedes hacer en este momento para ti y para las personas que te rodean. ¡Es momento de usar todas las herramientas que tienes para ti!


Si para ti esto de cuidarte es muy nuevo, no sabes ni por dónde empezar... te comparto tres herramientas que a mi me sirven mucho:


1) Escaneo: Todas las mañanas, antes de levantarte, imagina que tu mente es un escáner y recorre tu cuerpo desde los pies hasta la coronilla. Preguntándole a cada parte de tu cuerpo ¿cómo amaneció? Ya sé que de entrada parece loco hablarle a tu cuerpo, pero de verdad el cuerpo lo agradece. y sin duda vas a tener claro que partes de tu cuerpo están cansadas, tensas, hinchadas, adoloridas y que partes están listas para empezar el día. A esas partes que sientas que necesitan algo. Intuye qué podrías hacer para que estén mejor: Tal vez puedes hacer estiramientos, ponerte las manos un ratito apapachándolas, mandar la respiración para esa parte de tu cuerpo. Sirve mucho para relajar el cuerpo, tensar apropósito las partes tensas y luego soltarlas y repetir esto 3 veces. Recuerda qué te ha ayudado en otras ocasiones cuando te has sentido así.


2) Meditación: Antes de dormir, poder dedicar unos minutos para meditar, calmar la mente y acabar con pensamientos y sensaciones positivas ayuda a descansar, a que nuestro cuerpo y energía se puedan recargar. Y nos preparan a tener un mejor día y mayor claridad al día siguiente. Esto se ha comprobado en miles de investigaciones serias acerca del sueño. También sé que la meditación no es para todos, y muchos se agobian más con solo leer meditación. Pero... hay miles de formas de meditar... no tienes que hacer una meditación compleja ni larga. Meditar simplemente es una herramienta para calmar la mente y redirigirla a lo que tú quieras. Así que solo darte unos minutos para respirar conscientemente, (respiraciones más largas y profundas de lo normal) y agradecer lo que si tienes o pensar en algo o alguien que te haga sonreír es suficiente. Actualmente existen miles de meditaciones gratis en Youtube, Spotify y demás plataformas digitales. De hecho en mis álbumes de meditaciones, hay 2 especiales para ayudarte a descansar. Las puedes encontrar en todas las plataformas digitales y en mi canal de Youtube. Lo importante es que encuentres algunas que te sirvan a relajarte y llevar la atención a algo que te haga sentir bien y en calma.


3)Breaks: Durante el día date momentos libres, para tí. Para descansar, para comer algo rico, para caminar al aire libre en tu casa o en la calle, para platicar con alguien que te haga reír o te haga distraerte y compartir, para leer, escuchar música rica. Lo que para ti sea un momento de cuidarte, relajarte y nutrirte en todos los sentidos.


De verdad es momento de estar para nosotros, de cuidarnos, de apapacharnos, de consentirnos y de estar pendientes de lo que necesitamos. Entre mejor estemos cada uno de nosotros, mejor podremos acompañarnos y atravesar sanos, salvos y contentos este momento.


Un abrazo de corazón a cada uno de ustedes y GRACIAS por elegir estar mejor cada día.


"Sé amable con tu cuerpo para que tu alma tenga ganas de habitar en él."


Santa Teresa de Ávila