Buscar
  • S.O.S.

Juntos pero no revueltos


Según un estudio hecho en Harvard (el más largo de la historia) en el que llevan estudiando durante 75 años a hombres y sus familias, llegaron a la gran conclusión que lo que más define el que una persona tenga una vida saludable, exitosa y feliz, son las relaciones íntimas de esta persona. Relaciones profundas en las que puedas sentirte cómodo siendo tu, que sepas que tienes a alguien en quien confiar, que te respalde, que te ame y con quien puedas divertirte y compartir la vida. No tienen que ser muchos, no tiene que ser una pareja, pero sí "Relaciones Nutritivas".


Durante estos meses en los que la mayoría de nosotros ha tenido que convivir 24/7 justo con algunas de nuestras relaciones más importantes: familia, pareja, "roomies". Nos ha llevado a muchos a cuestionarnos y tener que re acomodarnos. Han surgido todo tipo de conflictos, "sorpresas", distanciamientos...se han movido de una forma u otra cada una de estas relaciones tan intimas e importantes. Ahora si que hemos acabado todos juntos y revueltos.


Muchos de nosotros estamos acostumbrados a "dejar pasar" evitando el conflicto, las discusiones, pleitos. Y claro cuando todos tenemos mil cosas que hacer, pues se pasa el día y es más fácil pretender que no pasa nada; hasta se nos olvida a nosotros mismos (o eso creemos). Pero en estos meses que hemos tenido que convivir y convivir yno podemos huir a ningún lado, ya no podemos seguir engañándonos. Los temas ahí están, no se van por arte de magia y cada día parecen hacerse más grandes .




Entonces... ¿Qué podemos hacer? Si tener relaciones nutritivas es tan importante ¿cómo le damos al vuelta a esto y aprovechamos este tiempo justo para poder enriquecer nuestras relaciones?


La buena noticia es que tenemos TIEMPO, así que podemos usarlo a nuestro favor.


El primer paso para poder enfrentar estos temas y poder cambiarlos o transformarlos es, tener claro ¿qué es lo que realmente NOS molesta o queremos cambiar ? para esto hay una regla de oro: NO se trata del otro, siempre se trata de ti. No importa lo que el otro haga*, lo que nos importa es: ¿Qué te pasa a ti, con eso que el otro hace? ¿porqué te molesta tanto? ¿porqué no puede poner el límite?


¿porqué te prende esos botones??????


*No es que lo que le otro haga no sea importante o enervante jajaja; pero con lo que el otro hace, no podemos hacer mucho. En donde sí podemos hacer los cambios es en tí, que eres el interesado en mejorar las cosas.


Así que lo primero es darte un tiempo para pensar bien ¿qué es lo que realmente te pasa a TI? Te duele, te enoja, te da miedo, te recuerda a alguna relación dolorosa, te hace sacar una parte de tí que no te gusta???


Una vez que tengas claro ¿qué es lo que te pasa? vamos a pensar en ¿qué es lo que quisieras lograr? ¿Quieres que cambie algún comportamiento? ¿Quieres cambiar la dinámica? ¿Quieres más tiempo de calidad, quieres incluir algo, dejar de hacer algo?


¿Cómo quisieras que al final del proceso, quedará tu relación? Inclusive si lo que quieres es terminar una relación ¿cómo quisieras acabar?


Me gusta mucho un término que usa Lisa NIchols (una maestra de comunicación, que honro) "Carefrontation en lugar de Confrontation", esto quiere decir que lo más importante durante la plática que tengas es cuidar la relación. Así que ¿Cómo quisieras que esta plática acabe?


Y por último tú conoces bien a esta persona, así que piensa un poco ¿Cómo es que esta persona puede estar más abierta a escuchar? ¿En qué momento del día? Si lo digo de una forma directa, de una forma cariñosa, graciosa, cuándo, cómo y dónde puede el otro escuchar mejor.


Ahora si... ya estás list@ para el paso final, hablarlo, ponerlo sobre la mesa, expresarlo:


1) Decir¡le que lo más importante es la relación

2) Dentro de la conversación incluir algo que admiras de esa persona o le reconoces, es mucho más fácil estar abierto a escuchar cuando te sientes validado e importante.

3) Hablar siempre en primera persona: a mí me pasa esto......, cuando haces, dices o sucede esto....

4) Yo propongo esto....(por esto es muy importante tener claro qué es lo que quieres)

5) Preguntarle: Tú ¿cómo lo vives?

6) ESCUCHAR la parte del otro, entendiendo que el/la otra persona tiene derecho a su propia interpretación y sin duda esta parte va a a ser muy valiosa para ti, para poder conocer más a fondo al otro y ver si es alguien con quien puedes crear una relación más nutritiva o no y será entonces proceso de aceptación y ver cómo quieres re acomodar la relación tu.


Tener relaciones nutritivas no es lo más fácil, pero sin duda vale la pena todo el esfuerzo invertido en ellas. :)


  • Si quieres más información acerca del estudio de Harvard, te recomiendo ver el Ted Talk: "The Good Life" de Robert Waldinger





60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

NOSOTROS